viernes, 10 de septiembre de 2010

El ladrón del Fuego (Terry Deary)

El ladrón del fuego
Terry Deary


Título: El ladrón del fuego
Título original:
The fire thief
Autor:
Terry Deary
Editorial: Anaya
Páginas: 267
Precio: 12,00€
ISBN: 9788466793322



Prometeo se encogió de hombros y se sacudió de encima las cadenas rotas. «Tal vez no quiera esconderme en este mundo», murmuró.

Prometeo era un dios prófugo. ¿Su delito? Robar el fuego a Zeus y entregárselo a la raza humana. ¿Su castigo? Ser encadenado a una roca y soportar que un ave monstruosa le arrancase el hígado cada día por toda la eternidad. Hasta que escapó. Y así es como fue a parar a Ciudad Edén en 1858, y a mi vida. ¿Que quién soy yo? (Eres una persona muy curiosa ¿no?). Me llamo Jim y soy huérfano. ¿A qué me dedico? Libero a los ricos de sus riquezas. Prometeo y yo éramos uña y carne. Y aprendí que a veces hasta los dioses necesitan ayuda cuando el peligro acecha...


Como algunos ya sabréis, y otros probablemente no, Prometeo es uno de los eternos castigados, junto a Sísifo, de la mitología griega.
Prometeo amaba a los humanos, les enseñó la artesanía, la carpintería, les enseñó a sobrevivir. Sin embargo, cometió un error, ya que les robó el fuego a los dioses, para entregárselo a los humanos.

Zeus, el Gran olímpico, ardió de enfado -jijiji- y lo condenó a estar encadenado al Cáucaso por toda la eternidad. No obstante, su castigo no acaba ahí. Cada día, un ave le roe el hígado y Prometeo resucita cada mañana para repetir su tormento.

Ahí es donde empieza nuestra historia.
Prometeo se halla vivo de nuevo, y cuando llega el ave, le desvela que ha sido liberado por su amigo Heracles -Hércules para los romanos- y la estrangula.

Dichoso, se deshace del resto de sus cadenas y está dispuesto a irse, pero aparece Zeus y lo reprende, dispuesto a encadenarlo de nuevo, cuando Prometeo le ofrece una apuesta: si consigue encontrar un héroe humano, lo dejará en libertad.
Zeus acepta y le regala unas alas para que cumpla su misión; pero no cuenta con que la furia, al igual que él, revive cada mañana.



Por otra parte, nos encontramos al protagonista, a Jim, un niño que, junto a su tío, tiene un “pequeño negocio” de robo.
Están preparando un gran golpe, en la mansión Mucklethrift, y… ¿quién es ese joven que se hace llamar Teo y que va con un par de alas bajo el brazo? ¿Un joven al que poder embaucar para que los ayude con el botín?

Pero, tal vez, el viejo truco no les funcione una vez más…


El ladrón del fuego es un libro pequeñín, más chico de lo normal, como pudisteis ver en el IIVlog, una lectura rápida para el viaje a Londres, junto a Taibshe, porque parecía cortito -y lo es!- y ¡me cabía en la mochila sin pesar!.

Me divertí muchísimo leyéndolo.
A lo largo de la historia, se van añadiendo notas al margen, con aclaraciones del propio narrador (Jim), que siempre consiguen arrancarte una sonrisa e, incluso, una carcajada limpia.

47. Eso es lo que dice la gente, por supuesto. Lo que yo quiero decir es que podría haberse oído una mosca. Podría haber sido así, aunque también podría equivocarme; podría no haberse oído una mosca. O podría significar que en realidad no había moscas en aquella sala. Supongo que nunca lo sabré. No pienso volver a la sala y empezar a soltar moscas para averiguar si se oyen. Lo siento, continúa leyendo.


Es un libro rápido y fácil de leer, destinado mejor a un público algo más infantil; pero que igualmente puede disfrutar una adolescente que una madre con sus hijos.
Da pequeños y cortas “lecciones de mitología” adecuadas para introducir a los que no saben a ella y a los que sí saben darle un buen repaso.

Los personajes que salen pertenecen a diferentes leyendas, como la quimera, y al final hay un pequeño glosario donde puedes encontrarlo todo sin perder el hilo de la historia.

Es un libro con final abierto, pero cerrado en lo que a Jim y su tío se refiere. Por lo que, Prometeo sigue buscando un héroe humano. La segunda parte saldrá pronto, y tengo muchísimas ganas de leerlo!

Es un libro corto, rápido y divertido, una lectura amena, entretenida; con una edición muy currada, de tapa dura y una ilustración maravillosa.


-Muchísimas gracias a Anaya Infantil y Juvenil-

13 comentarios :

Mike dijo...

Opino igual que tú en todo ^^

A ver qué tal está el segundo!

Mina dijo...

No tiene mala pinta, y ya que la mitología no me desagrada, pues lo probaré. :D

Ani dijo...

pues parece un libro entretenido, de esos q se leen una tarde ^^ me lo apunto, aunq antes de este hay muuuuchos otros. La reseña estupenda como siempre :D
besos guapa y pa la semana publico tu concurso en mi blog!! la verdad es q ahora los voy apuntando en una libreta si no se pasan...

poy dijo...

Pues no he leído el libro, pero me parece demasiado infantilillo... no sé si la aabaré leyendo o no...

- Bella - dijo...

Me ha gustado bastante tu reseña, y creo que lo mantengo en mi lista de pendientes :D tiene buenísima pinta.

muá

Mi Locura Romántica dijo...

A mí es que la mitología me EN-CAN-TA, así que a por él de cabeza ;) Sobre todo porque yo creía que era más flojo, pero si simplemente es ligerito... pues para esos días que no quiera comerme mucho la cabeza XDD

Besitos
Carmen

Niva dijo...

No me llama nada, pero no descarto darle una oportunidad.

mery paradise madness dijo...

puede que lo pruebe ... mitológica , nunca ley algo parecido . Bueno probare !

Un besote !

black rose dijo...

Parece un libro encantador y divertido! Ademas a mi me encanta la mitología!!!!

Nereida dijo...

gracias por la reseña :)
Yo lo vi y me llamó la atención por todo eso de la mitología que es algo que me encanta! Pero como han dicho por aqui, y como tú dices en la reseña, lo veo un poco infantil.
besos!!

Sora dijo...

Me has dejado con muchas ganas de leerlo tanto en el IIVlog como en esta reseña.
A mi lista de libros :)
Un besazo!

La Biblioteca Encantada dijo...

No creo que me lo compre, por eso de que sea un poco infantil (que me los leo si sin de princesas y de dragones, ¿ehh?), pero la mitología griega no me llama demasiado (creo que le cogí manía por una odiosa profesora de griego que tenía en el instituto), jajaja.

Sin embargo, si cae en mis manos por préstamo sí que lo leería, por eso de echarme una sonrisita ;)

¡Gracias por la información!

Lana Drown.

Pasajes románticos dijo...

Pues a mí que me encanta la mitología griega, creo que me podría gustar.. pero soy más de literatura adulta, para que negarlo

Un beso

Bea